¿Para mantener un sitio web, necesito saber HTML?

Jueves, 07 Agosto 2014
(0 votos)

Muchos dicen actualmente que no es necesario conocer código HTML para mantener un sitio web. Nos dicen que, si está desarrollado con un CMS (es decir: WordPress o Joomla), ya es suficiente, y que no hay que hacer nada más.

Bien. Ésta es una opinión bastante generalizada que es difícil de deshacer, ya que muchos lo aseguran, y se quedan tan panchos. Y, como a todos nos da pereza aprender algo nuevo, la idea ha colado. Y muchos la repiten.

Y esto ha hecho que muchos bloggers y profesionales, en el momento de introducir nuevos contenidos y mantener sus espacios online, se han dado muchos cabezazos y, en ciertos casos, hay lo que podríamos llamar "crispación cotidiana".

También los hay que se contentan con tener un espacio web totalmente despersonalizado, idéntica y tristemente igual al de tantos otros espacios. Todos igualitos. Tipo churro.

La idea sembrada es ésta: ¿por qué razón debemos perder el tiempo aprendiendo algco tan "desfasado" y, además, con un nombre tan feo como éste: HTML?

1. HTML: un nombre horrible para un lenguaje que ha "marcado" la historia

Sí. El nombre es horrible, en eso estamos totalmente de acuerdo. Y, para quien no está acostumbrado a lenguajes de programación, además del nombre hay que decir que su aspecto es muy feo. Horrible, nuevamente.

Pero, nos guste o no, el código HTML es el lenguaje de hipertexto que ha hecho posible la propia existencia de internet. El lenguaje de marcado que ha "marcado" la historia.

Pero no sólo es un tema histórico: es un tema de una actualidad brutal. HTML ha sido, es y será (seguramente por muchos años) el lenguaje de Internet.

HTML es para la web lo mismo que el lenguaje Braille para los invidentes o el lenguaje de Signos para las personas con discapacidad auditiva.

HTML es un lenguaje simple para hablar con máquinas. Todos -TODOS- los ordenadores y dispositivos móviles lo entienden y, de su lectura, nos presentan las visualizaciones que nosotros vemos en la pantalla. Todas las páginas. Y en todas las pantallas. De todos los dispositivos.

2. ¿Qué dicen los expertos?

El Consorcio World Wide Web (W3C) -la comunidad internacional que desarrolla los estándares abiertos para asegurar el crecimiento a largo plazo de la Web- nos dice lo siguiente:

HTML y CSS son las tecnologías fundamentales para la construcción de páginas web: HTML, para la estructura, y CSS, para el estilo y el diseño.

La Wikipedia, por ejemplo, define HTML como el "lenguaje básico de la World Wide Web ".

Google Developers, sin ir más lejos la semana pasada (27/07/2014), publicó un video en su canal de YouTube, en el que recuerda (sólo iniciar el tutorial Secretos de Google Crome DevTools) cuáles son actualmente las tecnologías del lado del cliente (léase "usuario de la web"), y son estas tres: HTML, CSS y Javascript.

Es decir: HTML está entre las tres esenciales y, además, es la primera de las tres.

De CSS y Javascript, ya hablaremos en otros posts (sobre todo del primero). Pero que quede claro que los otros dos lenguajes son un complemento de la tecnología principal, como dice la W3C: HTML es el lenguaje (tecnología) estructural. Y no al contrario.

Los navegadores antiguos y los navegadores modernos (sea cual sea el dispositivo en el que funcionen) lo que leen no es otra cosa que código HTML. Venga de cualquiera de los diferentes lenguajes de servidor existentes (PHP, ASP, JSP...) o se conecten a la base de datos del tipo que sea, al final, lo que queda, lo que es leído por el navegador no es otra cosa que código HTML. Puro y duro.

3. HTML en la actualidad

El lenguaje HTML actualmente está en un proceso de paso a su versión núm. 5.

La necesidad de revalorizar el lenguaje HTML no ha pasado por alto a sus desarrolladores. Con HTML5 vemos un hecho interesante y novedoso: a esta versión se le ha aplicado un buen trabajo de branding, con el diseño de un logotipo específico (quien lo hubiera imaginado hace sólo 10 años!) para promocionarse, e intentar solucionar, así, su mal posicionamiento de márketing.

HTML5 sigue siendo HTML. Es un HTML renovado, con la fuerza de las anteriores versiones, y con la incorporación de sensacionales posibilidades.

HTML es, por lo tanto, el lenguaje estructural de la web. Y no parece que esto vaya a cambiar, al menos en muchos años. Y, si llega a cambiar, lo que es evidente es que el lenguaje que venga será una evolución: HTML6, HTML7, o algún nombre más atractivo (casi seguro que se inventará alguno mucho más seductor :-)

El branding del HMTL también ha pasado a CSS en su versión 3 (el lenguaje del diseño de las páginas) y últimamente empieza a aparecer un logo similar para el lenguaje JavaScript, el responsable de la interactividad (lo que, no hace tantos años, hacía el potente y malogrado Flash).

Las últimas tendencias nos avisan que, con HTML5, las otras dos tecnologías cada vez estarán más fundidas con él, dotando a la web de más recursos, impresionantes recursos. Y no hablo de futuro: esto ya ha comenzado.

4. HTML: necesario para el mantenimiento de una web

Por lo tanto, conocer HTML para mantener una web personalizada (no un churro) es totalmente necesario.

Quien no sepa nada, siempre sufrirá este déficit, esta falta de una base sólida y suficiente. Como aquel que no aprendió bien las normas de ortografía en la escuela y, ya de mayorcito, escribe siempre con faltas. Los conceptos de lo que escribe pueden ser muy interesantes pero, en el fondo, da una cierta vergüenza ajena.

Yo trabajé varias temporadas como corrector para una editorial y sé lo que me digo.

Quien no tenga unas nociones básicas de HTML no podrá mantener personalmente su propia presencia online de forma gráficamente agradable y coherente.

Es obvio que, para mantener un sitio web normal, digamos simple, no hace falta ser un experto en HTML. Está claro que todo tiene un equilibrio. No estoy hablando de que nos haga falta ser unos expertos en HTML (que tampoco sería nada inútil si tenemos tiempo para hacerlo). Estoy hablando de conocer lo básico, lo más útil. Tener aquellas nociones esenciales que nos harán la vida más agradable en el momento de mantener nuestra web o nuestro blog.

Tener estas nociones es, en mi opinión, indispensable. Y llevo algunos años diseñando y desarrollando webs para pymes, asociaciones, fundaciones...

5. ¿Pero, y los CMS, no han resuelto este tema?

Los CMS son los sistemas de gestión de contenido, de código libre, gratuitos, que hace unos 10 años aproximadamente comenzaron a aparecer para permitir la implementación mucho más rápida de espacios web de calidad, con varias posibilidades de diseño (a través de templates=plantillas) y, su acierto más genial: son autoadministrables por el propio profesional, pequeño empresario o autónomo, o la persona de la empresa encargada del mantenimiento web.

Los CMS acabaron con la figura de un rol profesional muy inconcreto y genérico que se llamaba "webmaster".

Los CMS nos han facilitado mucho el trabajo. Han acercado el mantenimiento web al propio cliente, que no debe depender, como antes, de programadores externos para realizar esta tarea. Antiguamente el mantenimiento de un sitio web sencillo de una empresa o de un profesional liberal era una vez al año (si era necesario), una vez al trimestre o, en los casos más exigentes, podía llegar a ser mensual.

Ahora, después de la aparición de la Web 2.0, el mantenimiento de un espacio en internet debe ser diario: constantemente tenemos que añadir nuevo contenido, o bien modificarlo o, si es necesario, borrarlo. Hay que estar siempre encima si queremos aparecer en los buscadores y conseguir la efectividad de nuestra web, y la conversión de los visitantes en compradores, o colaboradores, según sea nuestro objetivo. Y para esta inmediatez, los CMS son óptimos.

Los principales son Joomla y WordPress, pero no debemos perder de vista Drupal, un sistema que no para de crecer. Hay otros también, pero mucho menos extendidos, como Typo3, ForkCMS, Koken, etc.

Los CMS son fenomenales. Espléndidos. Son la herramienta de trabajo principal para construir y, posteriormente, mantener un espacio web profesional.

Sin embargo, si somos rigurosos y nos interesa cuidar nuestra presencia en internet, siempre existirá la necesidad de hacer algunos cambios o mejoras en el aspecto de nuestro espacio web. Y eso, si queremos hacerlo nosotros mismos (el famoso DIY), sólo nos lo podremos permitir si tenemos un cierto nivel de conocimiento del lenguaje HTML. Y eso, una vez más, servirá para garantizar el carácter que los CMS han aportado a empresas y a profesionales: la independencia de programadores externos o de varios tipos de agencia, en relación a la edición y al mantenimiento web.

Y todo CMS ya viene "de fábrica" con su respectivo editor de HTML para que, quien introduzca los nuevos contenidos de ese sitio web o quien haga el mantenimiento, pueda incorporar texto maquetado en HTML, tal como estamos contando en el presente post.

Es decir: CMS y HTML son 100% compatibles.

6. ¡Qué pereza tener que aprender código!

Está claro que da pereza. Tener que pelearse con código, lenguaje para máquinas (ecs!), da mucha pereza.

Entiendo esta pereza. La entiendo porque yo también la he sentido.

Recuerdo cuando salieron los primeros editores de páginas web. El primero se llamaba GoLive y era de Adobe, luego vino Macromedia Dreamweaver... En Cros y Massó empezamos a hacer las primeras webs. Era el año 2000. Un día, yo estaba con un cliente, la gerente de una empresa de gestión del conocimiento, y le dije, radiante: "Hemos empezado a hacer páginas web". Ella, una persona muy culta y educada, me hizo una pregunta muy lógica desde su punto de vista: "¿Estás estudiando HTML?" Yo le respondí muy contundente: "No". Y, entusiasmado, añadí: "Hoy ya no es necesario. Hoy en día hay programas que te lo hacen todo ". En realidad yo hablaba de lo que me habían vendido y que yo me había tragado. Ella me miró, pero no quiso entrar en polémica. Cerró el asunto hablando del proyecto que estábamos desarrollando, en el área gráfica. Nunca más hablamos del tema. Pero una cosa es cierta: seguimos durante bastantes años trabajando en la parte de diseño gráfico y edición, pero de web, nunca me encargó ninguna.

Poco tiempo después me fui desencantando de aquellos programas "que lo hacían todo". Estos programas, en realidad, creaban ellos solos el código HTML, pero lleno de suciedad y de reiteraciones casi imposibles de descifrar. El mantenimiento (que la teníamos que hacer nosotros porque, entonces, el cliente no se metía en eso) era sencillamente infernal.

No tuve más remedio que aprender HTML (como muchos colegas de la época). Y, la verdad: no está nada mal: además de fácil e intuitivo, es divertido: -)

y 7. Hay que saber sólo lo básico de HTML

Hoy también nos han vendido una moto similar: si utilizas Wordpress o Joomla no debes saber nada de HTML.

Sí que hay que saber algo de HTML.

Repito: lo básico.

Y qué es lo básico?

Lo básico, dicho rápidamente, es conocer cuáles son las etiquetas HTML y para qué sirven. Y, a continuación, aprender a usarlas.

Y eso no es tan difícil.

En breve empezaremos una serie de tutoriales y un curso online para explicar estas nociones básicas de HTML que toda persona que quiera mantener un espacio web profesional le conviene saber.

Hits: 2216

788 veces

Sábado, 31 Octubre 2015

Josep Massó

Este artículo lo ha escrito Josep Massó i Carreras (de pequeño, en casa y en la escuela me llamaban Pep).

Me dedico al diseño y desarrollo web. Trabajo para mejorar la presencia en internet de empresas, federaciones, fundaciones, profesionales, autónomos...

Hay tres ámbitos que me apasionan:

  1. el internet bien hecho (la tecnología que hay detrás de la web),
  2. el internet bello (el diseño que lo convierte en comunicación agradable y útil)
  3. el internet ético (los valores que, gracias a la tecnología, podemos transmitirnos unos a otros, para cultivar nuestra esencia espiritual actualmente tan marginada).

www.crosimasso.net